Galaxy Note 9 paraliza a la nueva generación